El ordenamiento jurídico de la UE no contiene un código en el que estén enumeradas las fuentes formales del Derecho europeo. Sin embargo, es posible establecer un catálogo de fuentes como su relación jerárquica a partir de los Tratados constitutivos.

Cabe distinguir entre Derecho originario o primario y Derecho derivado o secundario.

Derecho primario y originario

Las normas que integran el Derecho primario u originario son:

  • Los Tratados constitutivos (de las Comunidades Europeas y de la UE);
  • los tratados modificativos (de las anteriores);
  • Los tratados de adhesión de nuevos Estados;
  • La Carta de Derechos Fundamentales de la UE, a la que el art. 6.1. TUE le atribuye expresamente <3el mismo valor jurídico que los Tratados;
  • Los actos adoptados en el marco de la cooperación reforzada (art. 20 TUE);
  • Los actos adoptados en el marco de la cooperación estructurada en materia de defensa (arts. 42.6 y 46.1 TUE);
  • Los actos que pudieran adoptarse en el marco de la PESC;
  • Los Protocolos y Declaraciones anejas a los Tratados constitutivos y modificativos;
  • Normas no escritas, como los derechos fundamentales

El Derecho originario o primario se caracteriza por su pluralidad y diversidad (diferentes normas y de distinto tipo), su supremacía sobre el Derecho derivado o secundario y su efecto directo.

Poseen primacía estas normas respecto de las del Derecho derivado o secundario aunque no existe expresamente ninguna norma que estructura jerárquicamente el ordenamiento jurídico europeo.

El principio de atribución (art. 5.2. TUE) señala que la UE “actúa dentro de los límites de las competencias que le atribuyen los Estados miembros en los Tratados para lograr los objetivos que éstos determinan. Toda competencia no atribuida a la Unión en los Tratados corresponde a los Estados miembros”.

La supremacía del Derecho originario o primario puede inferirse, también, de las competencias que los Tratados constitutivos otorgan al TJUE en materia de control de la legalidad comunitaria (por medio del sistema de recursos previsto); competencias que, al estar concebidas para garantizar la conformidad de los actos de Derecho derivado o secundario con los Tratados constitutivos, tienen también por objeto garantizar la supremacía de éstos.

Por otro lado, la supremacía puede deducirse también de la necesidad de un acuerdo unánime de todos los Estados miembros respecto de los Tratados modificativos (art. 48 TUE) y de los Tratados de adhesión de terceros Estados así como de la necesaria intervención respecto de ambos supuestos de los Parlamentos nacionales de los Estados miembros; o del hecho de que los Tratados modificativos pueden ser sometidos a referéndum en el orden interno o incuso, en ocasiones, pueden requerir modificaciones constitucionales en los Estados miembros antes de que éstos puedan ratificarlos.

También, es posible ver la supremacía del Derecho originario de su preeminencia sobre los tratados anteriores celebrados tanto entre los Estados miembros como por éstos con terceros Estados (art. 351 TUE).

En cuanto a la eficacia directa, se refiere a que las normas que la poseen tienen capacidad para producir efectos directos por sí mismas sobre los particulares. No es el caso de todas las normas de los Tratados pero si de muchas de ellas.

Para que una norma europea tenga eficacia directa es necesario que esté redactada en términos incondicionales (no dejando margen de apreciación al Estados) y debe ser clara y precisa. Esto es, debe precisar con claridad la obligación  o el derecho de que se trate.

 

El Derecho derivado o secundario

Se refiere al conjunto de normas o instrumentos con fundamento en la norma constitutiva. La mayor parte de ellas provienen del sistema de atribución de competencias del art. 5 TUE. En virtud de la misma se otorgan a las Instituciones los poderes jurídicos necesarios para la consecución de los fines y objetivos establecidos en la norma originaria.

En cuanto a las competencias, se pueden encontrar:

  • Competencias exclusivas (art. 3 TFUE)
  • Competencias compartidas (art. 4 TFUE).
  • Competencias de coordinación y orientación (art. 5 TFUE)
  • Competencias de apoyo, coordinación o complemento (art 6 TFUE).

 

Derecho de la Unión Europea. Nociones básicas. Carlos Fernández de Casadevante Romani (Director). Dilex, Madrid, 2012. Pp.197 y ss

Anuncios

Un comentario sobre “Sistema de fuentes del Derecho europeo (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s